Cristo Rey

Festividad Cristo Rey

Descripción Recorrido de Cristo Rey

Cada Año en el Ajusco se realiza la fiesta de Cristo Rey en la tercera semana de noviembre. Días antes, sale el santo en un recorrido por algunas casas de dicha colonia y su vecina Santo Domingo, una de ellas es la de la Señora Petra Martínez González. Hace 20 años el santo ha visitado este hogar; la primera visita fue por la invitación que se hizo en la iglesia de la Resurrección, donde la Señora Petra, por su fe, lo aceptó. Al paso de los años los encargados del rosario visitan la casa dos semanas antes para saber si lo podrán recibir.

Cada año la familia, particularmente los hijos, se reúnen para decidir cómo se adornará y qué darán para la convivencia con las personas que acompañan a Cristo Rey. Unos días antes se coloca un cartel en el portón de la casa para invitar al rosario a los vecinos, amigos, parientes y a la gente en general. La casa la adornan los hijos y nietos de la señora Petra, los colores que se utilizan son el rojo y blanco, que distinguen al santo. Se escoge un lugar en el patio donde pasará todo el día, se colocan unas cortinas del techo al suelo que están hechas especialmente para la ocasión, se ponen moños, listones, cadenas de papel por toda la casa, flores de crisantemo  blanco y gladiola roja, se encienden cirios y veladoras, se quema incienso y se disponen sillas para las personas que asistan. 

Horas antes se compra lo necesario para la comida que se ofrecerá para dar gracias por haber acompañado a Cristo Rey en la casa. Las hijas, nietas y nueras son las encargadas de preparar la merienda en la cocina, que es el centro de reunión familiar. Algunos de los alimentos que se dan son tamales, tortas, sándwiches, molletes, pozole, enchiladas, gelatinas, pan de dulce, tacos de canasta u hojaldras, para tomar: algo caliente como café, chocolate o ponche.

Llega la hora de ir por el santito. Algunos de los integrantes de la familia lo hacen, otros se quedan a cuidar la casa. Cuando se llega al hogar donde se encuentra, se hace un pequeño rezo para despedir  y dar gracias por la visita de Cristo Rey, también un agradecimiento a la familia que lo resguardó ese día. Posteriormente se escoge la ruta que se seguirá para la próxima casa. Se invita a quienes quieran cargar la base con el patrono de la iglesia, pueden ser mujeres u hombres que se turnan cada determinado tiempo o cuando alguien se cansa.

Un poco antes de empezar la procesión, se reparten las ofrendas entre la gente, que en su mayoría son mujeres y hombres de edad avanzada, muchos niños y algunos jóvenes. Estas consisten en flores, globos, veladoras y hojas de cantos. Cada familia, dependiendo de sus recursos, saca al santo con Chinelos o hasta con banda de viento, pero lo común es que peregrine con cuetes. La gente se coloca atrás de la imagen y el recorrido da inicio, solo una persona va al frente tocando una campana que avisa e invita al novenario de Cristo Rey.

En la procesión un creyente se encarga de dirigir los cantos y alabanzas, los demás lo siguen al unísono con entusiasmo y alegría, los niños agitando los globos y las flores, algunos saluda a los vecinos que van pasando, otros toman el lugar de los cargadores, se echan cuetes para anunciar el paso del santo. A lo largo del recorrido hay quienes están a la espera para sumarse a la caminata, hasta llegar al siguiente domicilio.

En la puerta de la casa receptora se tiene un cartel de bienvenida. El santo es el primero en entrar y se lo coloca en el lugar reservado. La comunidad reunida entra, algunos quedan parados. La señora o señor del hogar toma la palabra y da la bienvenida a todos los presentes, en seguida los encargados de llevar el rosario comienzan el rezo con un libro de misterios en mano y un rosario bendecido.

Al finalizar el rosario se invita a los acompañantes a quedarse un momento más para la convivencia, se comparte un plato con alimentos preparados a Cristo Rey y para compartir con todos los presentes. Durante la convivencia las personas platican sobre distintos temas, la salud, la colonia, las anteriores visitas del santo. Al final se retiran y queda solo la familia, en espera de que al día siguiente comience otra peregrinación.